Blog de Maria

martes, 21 de septiembre de 2010

Dulce desdén, si el daño que me haces


Dulce desdén, si el daño que me haces
de la suerte que sabes te agradezco,
qué haré si un bien de tu rigor merezco,
pues sólo con el mal me satisfaces.

No son mis esperanzas pertinaces
por quien los males de tu bien padezco
sino la gloria de saber que ofrezco
alma y amor de tu rigor capaces.

Dame algún bien, aunque con él me prives
de padecer por ti, pues por ti muero
si a cuenta dél mis lágrimas recibes.

Mas ¿cómo me darás el bien que espero?,
si en darme males tan escaso vives
que ¡apenas tengo cuantos males quiero!

No hay comentarios:

 
 CONOCE EL PROYECTO FOLTRA
Es mi deseo que te haya gustado el Blog, hasta pronto
Escritorio | Edicion Entradas | Configuracion | Diseño | Edicion HTML
Blog adaptado por