Blog de Maria

sábado, 8 de enero de 2011

Llegaste a hurtadillas


silbando por detrás de los pinares

acompañado de nubes de gaviotas

y de patos emigrantes.



Acariciaste las olas y las dunas

con tu olor fresco de poniente

y despertaste a los cangrejos

que comenzaban la mañana laboriosa.



El mar se rizó a contrapelo

y se hizo fresco y trasparente

como una piscina de fondos arenosos

que deja al descubierto

tus secretos y tus íntimos volcanes

en donde respiran tus navajas.



Bandadas de pececillos

zigzaguean al unísono

entre tus entrañas trasparentes

y el sol comienza a mandar sus rayos

a través de tus rizados espejos

que amortiguan sus calores.



Es el viento de poniente:

una voz suave y de puntillas

que recuerda secretos y promesas

de caracolas perdidas

en algún lugar de la alborada.

2 comentarios:

Amparo dijo...

Llegar a hurtadillas es una bonita forma de hacerlo, sin darnos cuenta, sin sentirlo pero ay cuando se queda....
Besos preciosa

ANA PAULA dijo...

Lindíssima alvorada à beira mar!!!
Adorei, amiguinha...
Dá para sentir o cheiro da maresia e o bater suave das ondas na areia.

Bjkinhas

 
 CONOCE EL PROYECTO FOLTRA
Es mi deseo que te haya gustado el Blog, hasta pronto
Escritorio | Edicion Entradas | Configuracion | Diseño | Edicion HTML
Blog adaptado por